jueves, 21 de junio de 2012

MARATÓN ALPINO POR JUAN MERINO (AJASA)


Hola atletas!
Este fin de semana me fui a Cercedilla (Madrid) a correr el Maratón Alpino de Montaña, con el acompañamiento de mi hija Raquel.

Llegamos el sábado a las 18:30 h. y nos dirigimos al polideportivo para recoger el dorsal y escuchar una charla técnica que nos hablaba del maratón. En el polideportivo hubo muy buen ambiente, mucha gente joven y bastante delgada la mayoría, por no decir todos.

Al día siguiente domingo, me levanto a las 5:30 h. de la mañana para desayunar lo antes posible para hacer bien la digestión ya que suelo vomitar en los maratones. Y después me fui camino al polideportivo, llegué con tiempo de sobra y pregunto a algunos corredores sobre la maratón ya que sabía que era dura.

Llegó la hora de la salida a las 8:05 h. de la mañana. Me sentía nervioso porque no sabía cómo iba a ser realmente de dura.

Empezamos subiendo unos 11 km y unos 1200 m. más de altitud en la sierra de Guadarrama. (Pensé que iba a ser lo peor y lo más duro de la carrera pero no fue así, al revés fue lo más fácil). Después de terminar estos 11 km cuesta arriba, empezamos a bajar unos 4 km y pensé entre mí <>> y tampoco fue así porque había demasiadas piedras sueltas y mucha pendiente, tenía que ir retenido pero al fin al cabo no fui mal. Después de estos 15 km recorridos, empiezo a subir otra vez por senderos estrechos y mucha piedra suelta (como veis en las fotos), tenías que ir muy pendiente del suelo y la mayor parte andando, hasta llegar al km 22 y una altitud de 2430 m. Y después otra bajada de 4 km hasta llegar al km 26, que había control de tiempo. El tiempo máximo al llegar a este km era de 4 horas y 45 minutos, yo llegué en 4 horas y 5 minutos. Me dije entre mí <>. Después de este km 26, se comenzaba a subir otra vez y me comentaron los corredores que era la peor subida, y yo con cabeza empecé andando para recuperar, conforme subía era más dura aún y encima empecé a vomitar (dije en el km 26 y ya empiezo a vomitar, un grave problema, pero sin fuerzas seguí hacia delante) , ya que parece que estoy en la cima me doy cuenta que había que atravesar unas rocas y piedras enormes, veía a la gente que subía a gatas e igual lo hice yo porque si no era imposible de subir (como ves en una de las fotos) y después de pasar lo peor, seguimos bajando, subiendo hasta el km 33 y ya por fin llegó la bajada final que eran unos 9 km ya sin fuerzas y habiendo vomitado 4 veces consigo llegar a META en 8 horas y 46 minutos dentro del tiempo previsto de la prueba.

Sin duda alguna, esta ha sido la maratón más dura que he hecho.

NOTA: En una maratón de ciudad, yo suelo echar unas 4 horas y los ganadores en unas 2 horas aproximadamente. Y en esta maratón de montaña, el ganador echó unas 4 horas y cuarto aproximadamente, es decir el doble de tiempo que hecha un ganador en un maratón de ciudad.

Para terminar, agradecer a todos el ánimo y apoyo que me habéis dado y a mi hija Raquel, en especial, que fue la que estuvo tantas horas esperándome en la meta, y la que me trajo de vuelta a Bailén. Un abrazo muy fuerte de su padre.

Aquí os dejo unas fotos que hice por el camino.

Nos veremos cuando me recupere.





2 comentarios:

  1. Bonita crónica y más sincera enhorabuena por tu gran proeza.

    ResponderEliminar
  2. ENHORABUENA JUAN ERES UN FIERA.

    ResponderEliminar